El Caso de Ucrania

El caso de Ucrania. Durante las últimas semanas hemos ido viendo como el conflicto en la antigua república soviética ha ido pasando de un conflicto nacional, entre el antiguo gobierno pro ruso y la oposición más europeísta, hacia un conflicto internacional con la participación explicita de Rusia, Europa e incluso los Estados Unidos.

Como cualquier conflicto es difícil definir el inicio[1]. El germen de la revuelta estaba en el subconsciente ucraniano antes de las primeras movilizaciones. Las primeras movilizaciones empezaron el 23 de noviembre del año pasado. Dos días antes, surgió el detonante. Producido desde el mismo gobierno, cuando negó la salida del país a la antigua primera ministra (Yulia Timoshenko) para recibir trato médico. A partir de este momento empezaron las movilizaciones de los europeístas, aumentando la crueldad de las manifestaciones, hasta que el dos de diciembre se producen los primeros enfrentamientos directos, pasando las protestas a convertirse en una amenaza de revuelta popular. Hasta el día doce del mismo mes no hubo voces internacionales que alertaran del naciente conflicto pidiendo moderación al gobierno de Ucrania. Las amenazas hacia el gobierno no se hacen esperar con el aumento de la represión. El gobierno en vez de atender a las amenazas aumento la represión a las movilizaciones.

En medio de este conflicto popular, en los altos despachos se produce una negociación entre la UE y Ucrania para la firma de un acuerdo de colaboración. En contra de la voluntad popular, el presidente Yanukóvich firmó una rebaja del precio gas con Rusia, ignorando las negociaciones con la UE.

El 22 de diciembre del 2013 la oposición ucraniana decide unirse bajo la Unión Popular Maidan. Sus principales intenciones como organización son las de la creación de una nueva constitución para Ucrania que haga creer que ellos son los motores del país, la creación de un plan de acción para Ucrania. Participar y proteger las elecciones presidenciales ucranianas del 2015, desarrollarse como un grupo nacional expandiéndose por las 20 regiones del país o una estrategia de desarrollo para el 2015.

A partir des de ese momento se relajan las tensiones hasta que el día 19 de enero ya del 2014 la violencia vuelve a las calles en contra de una ley que quiere limitar el derecho de manifestación. A partir de ese momento es cuando el conflicto llega a sus máximos de violencia produciéndose las primeras muertes y se contabilizan alrededor de 300 heridos. Las negociaciones entre la oposición y el gobierno acaban sin llegar a ningún acuerdo. La oposición rechaza la oferta del primer ministro tratando de incluir en el gobierno a dos líderes de la oposición. 28 de enero del año 2014, el gobierno en pleno presenta la dimisión ante su presidente que cada vez se encuentra más aislado. Antes de eso y para lograr salvar su posición trató de dar marcha atrás a las políticas represivas que no obtuvieron el resultado esperado.

El  conflicto se reanudo con nuevos enfrentamientos después de 15 días de calma. El 19 de febrero Yanukóvich presenta un alto el fuego y quiere reemprender las negociaciones. La tregua dura poco y el día siguiente se convierte en la jornada más oscura del conflicto con hasta 26 muertos. En medio del caos, la Unión Europea anuncia mesuras sancionadoras para presionar al gobierno que detenga el uso de la violencia.

Finalmente el 21 de enero, Yanukovich y la oposición acuerdan un gobierno de unión, pero el ala radical de la oposición se opone a este acuerdo. El presidente huye hacia las regiones pro rusas al este del país donde aún mantiene cierto apoyo. Esta situación deja a la oposición con el poder del país y convocando elecciones para el 25 de mayo.  El nuevo gobierno pone en busca y captura al antiguo presidente y nombra por clamor popular a Arseni Yatseniuk.

Hasta aquí el conflicto no dejaba de ser una revuelta popular con los actores internacionales ejerciendo de mediadores pero sin entrar en escena pero con el caos producido por la marcha del presidente Rusia entro directamente en escena con el envío de tropas rusas a la frontera con Ucrania.

Este es el momento donde nos encontramos durante la última semana i media. En este punto existió un asalto de tropas pro Rusia al parlamento autónomo de Crimea y lo explicado esta semana en las noticias del día[2]. Haciendo un resumen de ellas vemos que Rusia ha enviado tropas directamente a la región de Crimea, pudiendo ser considerado como un ataque directo hacia la soberanía ucraniana. En esto ucrania respondió alertando a su ejército, así como se inició la vía diplomática con la entrada en escena de Estados Unidos y con la presión de la Unión Europea. En esto Rusia relajó un poco su posicionamiento beligerante y se calmaron un poco las cosas.

Podemos ver serie de acciones interesantes de analizar. Primero de todo. La pasividad internacional durante las movilizaciones. Es sabido que dentro de un conflicto nacional la acción internacional es complicada debido a la necesidad del consentimiento de los participantes del conflicto y aún con el consentimiento sería necesaria la aprobación por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del cual forma parte Rusia y como miembro con derecho a veto. El nombre de Rusia ha sido clave durante todo el conflicto.

El papel de Rusia. Realmente Rusia, como concepto, es el causante del conflicto. Como hemos visto el conflicto es una lucha entre el gobierno pro ruso contra la oposición europeísta. Tal como indican en un artículo de Foreign Affairs[3], Ucrania no puede vivir sin Rusia, ya que depende económicamente de su comercio y energéticamente de su gas.

Así que realmente el conflicto que estamos viviendo estos días es realmente un conflicto de intereses. Un conflicto de intereses rusos, un conflicto de intereses europeos y en menor medida un conflicto de intereses estadounidenses. A nivel general, nos encontramos en una situación de estratégica post soviética. Ucrania como antigua república exsoviética entra dentro de la zona de influencia de Rusia y esto la enmarca en una situación de posible injerencia, si sus políticas se alejan de la voluntad de la antigua súper potencia. La caída del muro, la conformación de la Unión Europea como actor internacional y la política de ampliación hacia el este iniciado en el 2004 ha provocado la aparición de nuevas oportunidades para los antiguos países satélites de la Unión.

Pero hay que remarcar que el papel de la Unión Europea no es el de crear un muro con Rusia, sino el de crear una zona económico-política unida así que el papel de Europa debe ser el de buscar la cooperación entre todos los actores del conflicto. Finalmente el papel de Estados Unido no tiene demasiado secreto. Ha cumplido un papel diplomático entre Ucrania y Rusia. Su intención no es la de enfrentarse a Rusia directamente pero una debilitación de un rival potencial le beneficia claramente, optando por la vía diplomática haciendo de juez internacional, obviando a las NN.UU.

En definitiva, nos encontramos en un conflicto con 4 actores donde el principal involucrado, Ucrania, tiene poco que decir. Vemos una potencia con intereses directos y con gran influencia dentro del país, una potencia económico social como Europa que se ha visto involucrada dentro del conflicto como la gran esperanza ucraniana para alejarse de la influencia rusa y finalmente un juez internacional que ha actuado como diplomático entre los principales afectados.

Finalmente, quiero exponer lo necesario para crear un escenario de “victoria para todos” un “Win-win solution”. Expuesto también por Sachs en su artículo. Este escenario donde nadie resulte perdedor exigirá que las potencias occidentales como la U.E y los Estados Unidos ejerzan una política cooperativa con Rusia y para Rusia con una visión a largo termino. Por su parte Rusia debe actuar de forma totalmente contraria a su actuación actual y devolver la soberanía de Crimea a Ucrania, a cambio de esto las potencias occidentales deben asegurarse esa cooperación económica necesaria. Esta cooperación comprometerá una relación más cercana entre la Unión Europea y Rusia. Finalmente todos los actores involucrados deben tener respeto hacia el nuevo gobierno ucraniano respetando su soberanía y conociendo los intereses económicos rusos en la zona.

 

Marc Pérez Muntanyola

 


[2] La noticia del día 3-3-2014 y La noticia del día 6-3-2014 disponibles en   http://perezmuntanyolamarc.wordpress.com/

[3] Sachs, J., “A new Post-Soviet Playbook: Why the West Should Tread Carefully in Ukraine” en Foreign Affairs, 4 de marzo del 2014.  http://www.foreignaffairs.com/articles/140999/jeffrey-sachs/a-new-post-soviet-playbook

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s