El Análisis de las Relaciones Internacionales. Parte II

En esta segunda parte sobre el análisis de las Relaciones Internacionales hablaremos sobre los objetos y dinámicas que tienen lugar en el sistema internacional. Lo primero que haremos será exponer que significa Sociedad Internacional. Lo primero que comentar, es que nos encontramos, delante del objeto de estudio de las Relaciones Internacionales.

Este objeto de estudio está en contraposición directa con la Sociedad Estatal. Es una tipo de Sociedad sin una autoridad central, donde este tipo de anarquía, vive en convivencia con un cierto orden y es una sociedad que no crea ningún tipo de vínculo relacional.

Buscando una defición exacta sobre Sociedad Internacional encontramos la definición  de “Celestino del Arenal”, que define Sociedad Internacional:

“Tipo particular de sociedad caracterizada por el bajo nivel de integración de sus elementos, pero que a la vez también se caracteriza por la autonomía de los mismos.”

En Resumen, la Sociedad Internacional es una entidad formada por Estados soberanos pero que con la globalización ha conducido a una sociedad fuertemente interrelacionada entre esos estados creando una sociedad transnacional.

Una vez tenemos medianamente clara que es la sociedad internacional nos dirigiremos al estudio del Sistema Internacional. Este, en palabras de Michael Brecher, el sistema internacional es un conjunto de actores las relaciones de los cuales dan una configuración del poder. Estos actores, están implicados en redes regulares de interacción mediante unas ciertas normas. Las unidades en el Sistema Internacional están separadas entre ellas por fronteras funcionales.

Como hemos dejado claro en el punto anterior el Sistema Internacional está compuesto por actores, pero, ¿Quiénes son estos actores? Según Esther Barbé, los actores son unidades del Sistema Internacional con capacidad de movilizar recursos para lograr objetivos concretos y que puedan ejercer influencia con disposición de autonomía propia.

En base a los paradigmas el número y tipo de actores variara. Nosotros, en este estudio utilizaremos los actores mencionados por Mansbach al ser la visión más completa y amplia. Según Mansbach existen 6 categorías de actores. Organizaciones Internacionales Gubernamentales (OIG), Organizaciones Interestatales No Gubernamentales (actores transnacionales), Estados-Nación, Organizaciones Gubernamentales no centrales, Organizaciones Internacionales no gubernamentales e Individuos.

Esta podría ser una clasificación válida de los actores, pero hay que saber que: no todo actor es actor para siempre, el cambio continuo en el mundo internacional hace que la condición de actor se pueda ganar y se pueda perder; no todos los actores tienen el mismo grado de autonomía y; cada vez el concepto jurídico de los actores clásicos va perdiendo fuerza e importancia. En este artículo, no entraremos en el análisis específico de todos los actores mencionados por Mansbach, pero sí que querremos destacar aquel que siempre ha formado parte del Sistema Internacional, el Estado.

Estos siguen siendo los actores principales del Sistema Internacional. Todos los Estados, absolutamente todos, son jurídicamente iguales, viven delante de una igualdad soberana. Un Estado debe consistir de tres elementos tácitos, Territorio, poder y soberanía que implicará supremacía interna e interdependencia y un cuarto elemento más subjetivo, el reconocimiento internacional.

Estas, han sido las características básicas de los Estados, pero en un mundo interrelacionado la soberanía es un concepto relativo. Relativo delante la posesión de poder y de recursos. La igualdad jurídica también es un elemento que se ha relativizado dentro de la sociedad internacional actual, hay una desigualdad tácita. Existen Estados fuertes, medianos y débiles. Esta caracterización vendrá determinado por la capacidad del Estado de movilizar sus recursos (tangibles e intangibles).

Esta es la definición de los Estados, pero como hemos destacado no todos los Estados son iguales (no jurídicamente hablando) en el plano Internacional. Las diferencias, como hemos visto se dan por los recursos y las habilidades de los Estados para movilizarlos. Estos recursos pueden ser del tipo clásico, recursos naturales, económicos, militares o sociales. Pero, la aparición del “Soft Power” y con él, la utilización de los recursos intangibles, como puede ser la influencia internacional. Conduce a diferencias básicas entre Estados.

El término Potencia hace referencia  a lo que estábamos comentando con anterioridad. Pero no sólo con la posesión de los recursos se podrá ejercer poder, sino que hará falta la propia voluntad del Estado para utilizar esos recursos. Una definición correcta de Potencia es la dada por Esther Barbé:

“Estados que establecen las reglas del juego, que disponen de los recursos y son capaces de movilizarlos para defender estas reglas.”

En otras palabras las potencias internacionales son la unidad política (Estados) situada por encima del resto con capacidad de imponer sobre ellos su voluntad y sus intereses o como mínimo influir.

Dentro de las Potencias existen diferentes tipos en función de su grado de poder, influencia o zonas geográficas. En primera posición, encontramos el término de Superpotencia. Este tipo se dio solamente durante el periodo de guerra fría y dividió al mundo en dos partes. Las dos potencias existentes tenían capacidades en diferentes ámbitos y organizaban su propia zona de influencia. Hay dos elementos que destacan por encima de otro tipo de potencias que eran la capacidad nuclear y su abasto mundial. Una vez cayó el muro de Berlín, la caída de la Unión Soviética creo un nuevo modelo de potencia. La potencia hegemónica, que cumple las mismas características que las superpotencias pero sin la existencia de rival.

A un nivel inferior y con la idea del congreso de Viena de 1815 entre las grandes potencias europeas surge el término de Gran Potencia. En sus orígenes tenían el objetivo de mantener el equilibrio de poder en Europa, poseían todo tipo de recursos y eran los artífices de las grandes guerras de finales de siglo XIX y principios del XX. Una vez concluida la II Guerra Mundial, las Grandes Potencias vivieron bajo el paraguas de uno de las Superpotencias y tenían grandes intereses internacionales y capacidades o recursos de un tipo.

También bajo el influjo de las dos superpotencias surgieron las Potencias Medias, estas participan de las grandes alianzas pero nunca como líder. Son las grandes participantes en la resolución de conflictos. Suelen ser esos grandes países que no habían sido potencia colonial (Canadá, Australia,…). En otros términos, al no tener poder como Estado en sí, son las potencias que movilizan las grandes OIGs como NN.UU (Naciones Unidas).

Finalmente, existen las Potencias Regionales. Estas suelen ser a la vez potencias medias. Ejercen la función de Grandes Potencias a nivel regional. Son grandes causantes de problemas internacionales al luchar por el control regional con otras potencias regionales. Durante el periodo de Guerra Fría, eran los principales objetivos de las Superpotencias al tener poder en regiones. Si controlabas al fuerte en la Región tenían el poder sobre los aliados de las Potencias Regionales.

Ya para finalizar esta segunda parte y con ella el pequeño análisis de las relaciones internacionales, hablaremos sobre el Conflicto. Este, es un fenómeno intrínseco e inevitable en el cambio social. Se suele dar cuando hay una incompatibilidad entre objetivos y medios por parte de dos actores. Tiene que tener una cierta durada en el tiempo y debe afectar como mínimo a dos actores que posean intereses y voluntad de conseguirlos. Para que sea considerado conflicto internacional una de las partes, como mínimo, debe ser un actor. Durante un conflicto habrá una serie de herramientas tales como, negociación, amenazas, presiones, retiradas activas o pasivas, uso de la fuerza y guerra.  Un conflicto tiene cuatro pilares básicos. Un conflicto no debe implicar necesariamente violencia, no existe la connotación negativa de conflicto, es un término muy divergente y finalmente tiene tres factores, actores, problema, proceso.

El conflicto internacional tiene una dinámica. Un conflicto, suele tener un inicio en tensiones internacionales. Esta tensión se define como actitudes y predisposiciones, empieza a polarizarse la población y aparecen los primeros enfrentamientos con índices significativos de destrucción, muertes y desplazamientos forzados de la población. En este punto, existen dos opciones posibles. Que la tensión se solucione y con ella se acabe el conflicto o una escalada de la tensión hacia la crisis.

La crisis internacional, esta, implica amenaza del uso de la fuerza. Las acciones hostiles de una de las partes pueden aumentar la percepción de amenaza. Este aumento de las tensiones puede conducir a dos caminos. El retorno al estatus quo previo a la crisis o conducir al avance del conflicto hacia la guerra (conflicto armado).

La Guerra es la dimensión militar del conflicto, la guerra está planificada. Hay otro elemento para discernir qué tipo de conflicto armado tenemos en función a los muertos en los conflictos o en función de los actores implicados. Los conflictos armados menores, son aquellos con más de 25 muertos en batalla al año y menos de 100. Los conflictos intermedios, más de 25 muertos al año. Los máximos anuales de muertes no pueden superar los 1000. A parte al finalizar el conflicto deben de contemplarse unas estadísticas de más de 1000 víctimas mortales. La Guerra. Es el conflicto armado por antonomasia, más de 1000 muertos al año.

En función a los actores la tipología de conflictos es más orientativa ya que nos define quienes son los participantes en el conflicto armado. Hay tres tipos de conflictos armados en base a sus actores. El más clásico y el que se ha reducido más después de la II Guerra Mundial. El conflicto interestatal. Dos o más actores en conflicto. En segundo lugar, tenemos uno de los conflictos que durante la guerra fría fue el campo de batalla de las súper potencias. Son los conflictos internos internacionalizados o lo que viene a ser una guerra civil con la participación de otros actores. El último conflicto armado, es el conflicto interno. Estos conflictos tienen lugar en un único Estado y las partes suelen ser un actor estatal contra un actor interno sin reconocimiento internacional como organización pero con el poder de hacer temblar al gobierno estatal.

Hasta aquí nuestro pequeño análisis de las Relaciones Internacionales. Esperamos que haya sido de gran ayuda y a partir de este momento cuando haya una noticia internacional será más sencillo entender algunas de las cosas escritas en las distintas secciones de este blog. Hay que destacar que para más información y adentrarte en otros aspectos y actores, no tratados en este artículo (por no hacer artículos muy largos), recomendamos la lectura del libro y manual de Relaciones Internacionales de Esther Barbé[1], libro de referencia a la hora de escribir este monográfico de dos partes.

Marc Pérez Muntanyola


[1] Barbé, E., (2007), “Relaciones Internacionales”, Editorial Tecnos, Madrid, 1ª ed. 1995.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s