Internet en la participación Ciudadana

Y con esto cerramos otra semana en Políticamente Correcto. Este artículo que les presentamos a continuación es una pequeña parte de un trabajo más ambicioso que nos tenemos en muy alta consideración y del cual estaríamos muy orgullosos de poderlo traer a este blog en el futuro. Al final, nos hemos decantado por esta pequeña parte por, tres grandes razones:

La primera es la incapacidad actual para que, des de Políticamente Correcto os traigamos un trabajo completo sobre las nuevas formas de participación política no convencionales. La segunda razón es que este apartado está muy relacionado con una de las intenciones principales de este blog y; finalmente, la tercera gran razón fue y ha sido los resultados de Podemos dentro de las pasadas elecciones europeas.

Así que una vez descartamos la opción del trabajo completo, cerramos el círculo sobre el papel de internet en la participación política del siglo XXI. Esta herramienta que, por ejemplo, nos permite llevar a cabo este blog sin presiones externas es también utilizada de diferentes formas por distintos colectivos y con distintos fines a los nuestros. Finalmente, los resultados sorprendentes de Podemos en las elecciones Europeas nos ha obligado a buscar una respuesta a los mismos, siendo de forma concluyente entre otras el uso de internet y de las redes sociales.

Ya sin más dilación, nos centramos en el objeto de estudio principal, Internet. A día de hoy hay poca gente que no sepa que es internet, y según últimos datos más de la mitad de la población española lo utilizan en su día a día. En nuestro humilde estudio nos quedaremos con la función informativa que internet nos brinda. Nuestra mayor fuente de información para la realización de este pequeño estudio es una publicación de la Generalitat de Cataluña[1]. Según este estudio, a la pregunta sobre qué efecto tiene internet en la participación política obtenemos dos respuestas. En un primer lugar la respuesta negativa o lo que es lo mismo la Hipótesis del refuerzo. Por otro lado, tenemos la respuesta afirmativa, aquella que nos defiende que internet aumenta la participación política.

Antes de exponer los dos puntos de vista, como siempre no nos creemos poseedores de la verdad absoluta y aceptamos que podemos andar equivocados. Al fin y al cabo, los estudios de participación son una ciencia social y con toda ciencia social el factor humano es sorprendente y en algunos e impredecible.

Este artículo se compondrá de tres partes, la primera es la que hemos visto en los últimos parágrafos donde exponemos las intenciones del trabajo y planteamos la pregunta que queremos responder. En la segunda parte, que viene a continuación, expondremos las respuestas a las dos hipótesis posibles, sí o no, y escogeremos entre una de las dos opciones. Finalmente, en una tercera parte pondremos ejemplos donde podamos demostrar nuestro racionamiento aportando datos que confirmen nuestra elección.

En primer lugar, la hipótesis del refuerzo, es una respuesta negativa al efecto beneficioso de internet a la participación política. Es una teoría que enmarca muchos elementos a la voluntad previa. En unas pocas palabras, es una hipótesis que marca que la gente movilizada ya tiene una motivación previa para buscar información, sea esta del tipo que sea. Extrapolando esto a nuestro contexto, esta hipótesis nos indica que internet no modifica el comportamiento de la gente sino que solo participan aquellos que ya estaban politizados de antemano. Internet para esta hipótesis es una herramienta más para aquellos que sin el igualmente serian miembros activos o críticos en el campo de la política, pero que aquellos actores desinteresados y ajenos seguirían siéndolo.

Otro aspecto que defienden los teóricos de esta hipótesis, la duda de la fiabilidad de la información de internet. Un ejemplo clásico de esto es las muertes de famosos en Twitter. Cuanta gente ha caído bajo la broma pesada por los usuarios del microblogging? Son ya muchos los casos que se daban por hecho y que finalmente han sido desmentidos por los propios afectados. Los defensores de esta hipótesis, se aferran a la facilidad que la gente tiene para publicar cosas sin que sean constatadas previamente y dándolas por validas bajo la protección que da el anonimato de internet.

En conclusión, esta hipótesis del refuerzo tiene a internet como una herramienta que ayuda a aquellos que ya estaban previamente activos en la participación política y que simplemente es una nueva herramienta que ha sustituido o facilitado ciertos tipos de participación política.

En las antípodas a esta hipótesis, está la defensora de internet como la nueva herramienta de la participación. Los defensores de esta, la defienden en base a la mejora que ha sufrido la información con la masificación del uso de internet. A parte,  esta hipótesis defiende que con internet la información se encuentra una mejor difusión de la información y su intercambio. Actores que antes eran recibidores de información en la actualidad son, a su vez, emisores y receptores. Por otro lado, internet permite el acceso a nuevos canales de información que sin él, sería imposible acceder.

La información ha sido perdida por las elites clásicas. Los grandes grupos de mass media siguen siendo mayoritarios pero la libertad de internet y el coste 0 de muchos servicios, permite que nuevas alternativas a la información clásica surjan y aquellos descontentos con esos canales clásicos anclados en el institucionalismo, tengan la ocasión de encontrar respuestas a sus dudas.

En conclusión, los defensores de la hipótesis positiva, nos enmarca en un territorio donde internet permite el acceso libre a la información y que esta sea en respuesta a las inquietudes no respondidas por los canales clásicos de información. A parte de esta escapada de la información, internet, también permite la participación a todos aquellos que quiera, mediante diferentes estructuras y formas, internet permite el aumento de los modelos de participación no convencionales, ya sean recogida de firmas de todo tipo a un coste bastante bajo, el boicot a ciertos productos sin gastos, o incluso la movilización para unas elecciones.  Esta última ventaja que ofrece internet, está especialmente relacionada con los críticos, ya que les permite una ventana al mundo que sin internet no podrían tener.

Una vez vistos los dos puntos de vista distintos, podemos empezar a discernir con que hipótesis nos quedamos de las dos. Eso, como ya hemos dicho, no quiere decir que sea la verdad absoluta y que cualquier otro pueda pensar que nuestra elección es errónea y la correcta es la otra o incluso una tercera o cuarta visión.

Nuestra experiencia personal y lo acaecido durante los últimos tiempos nos hacen decantar claramente la balanza hacia el efecto positivo de internet en la participación ciudadana. Lógicamente que aquellos que no estén interesados por mucho que tengan internet no se interesaran, a este grupo de gente, ya se les conoce y su problema no es el criticismo sino el desinterés. Lo que vemos que decanta la balanza es la libertad de encontrar aquello que responda a tus preguntas, siendo de la ideología que seas y teniendo los estudios que tengas. En otras palabras, internet creemos que permite al grupo de descontentos y críticos encontrar la forma de informarse y la forma de actuar en función a sus intereses. Internet es un movilizador de agentes activos y críticos con lo establecido. Nuestro ejemplo es posiblemente el más claro. Sin la opción de internet y sin presupuesto alguno no podríamos estar aquí publicando lo que vemos ideal, ni de la forma en la que lo hacemos. La única manera que tendríamos de informar seria pasando por el aro de los Medios de Comunicación masivos y escribiendo en base a su protocolo. Pero como políticamente activos y escépticos por naturaleza, internet permite que expongamos nuestras inquietudes y estas lleguen a más gente y esta gente pueda exponer la suya o compartir la nuestra y así hasta la población mundial.

Para comprobar esto podríamos utilizar encuestas como se ha hecho infinidad de veces para demostrar teorías, pero como siempre estas encuestas son fácilmente discutibles y difícilmente asegurables en un 100 por 100 de los casos. Es por esto que, preferimos dar unos ejemplos que creemos que sin el uso de Internet y de las redes sociales para ser más concretos nunca se habrían dado al nivel que se dieron.

En primer lugar, daremos un ejemplo de participación política convencional. Este es un ejemplo que tuvo lugar hace apenas dos semanas y es una de las razones por las cuales nos decidimos a escribir este artículo. Efectivamente estamos hablando de los resultados de Podemos en las últimas elecciones europeas. Hay diversas razones por las cuales entender la victoria inaudita de Podemos. Una formación muy nueva y sin apenas imagen en los medios de comunicación clásicos, apareció con una fuerza inesperada en el campo parlamentario comunitario. Una de las razones fue la capacidad de movilizar a aquella gente disgustada con la política clásica y critica con el sistema. Es sobretodo un grupo de gente joven que apenas había votado o incluso con una nula participación en comicios previos. Esta movilización se entiende mediante el uso correcto de las, mal llamadas, nuevas tecnologías y, concretamente de las redes sociales. En este punto y afirmando la confianza ciega en estas, se puede ver el efecto dispersos que tiene internet en la comunicación. Un pequeño grupo mediante sus contactos fue capaz de colocarse entre las tendencias los días previos a las elecciones. En definitiva, vemos que el triunfo de Podemos se debe a saber llegar a su público potencial y en aquellos medios en los cuales esta gente tiende a informarse o recibe información alejada de los valores clásicos.

El otro ejemplo que expondremos es uno más alejado en el tiempo. La curiosidad de este es que cual revolución francesa se extendió por el mundo, sin las consecuencias negativas que esta tuvo. Guerras y conflictos que empañaron el hacer de los franceses durante el siglo XVIII. Todo empezó con la Primavera Árabe y concluyo, al menos en España, con el movimiento de los indignados y el 15M. Este movimiento empezó como unas protestas en reclamando más democracia en el norte de África. Estas movilizaciones fueron retrasmitidas al resto del mundo mediante las redes sociales que informaban sobre futuros actos del movimiento. Estas acciones fueron el recurso utilizado debido a la censura de los regímenes árabes en los medios de comunicación clásicos. Este movimiento derribo varios regímenes, aunque no entraremos a debatir sobre el resultado final sí que hay que destacarlo por el uso difusor y organizativo que permite Internet y las redes sociales.

En el caso español, el movimiento del 15M se orquestaba a través de las redes sociales, especialmente del microblogging que les permitía comunicar y llegar a mucha más gente caso que no podría haber sido así con medios de comunicación normal. Des de este momento, las movilizaciones no convencionales pero clásicas obtuvieron una nueva herramienta que les otorga un poder organizativo que se aleja de lo convencional y permite abarcar a gente que con medios normales y alejados de organizaciones con ámbito participativo.

A nuestra humilde opinión estos son dos de los más destacados efectos de internet en  la participación política, cabe destacar que tiene que haber en todos los casos una ligera predisposición a la participación, pero la facilidad de acceso a la información así como el efecto difusor amplían ampliamente la capacidad participativa de la gente que de no ser por las herramientas que brinda internet no serían miembros activos en la Participación Política.

Terminando ya con todo, nunca es oro todo lo que reluce y si a la vez ha habido organización mediante internet los Estados también están empezando a tomar medidas en el asunto y empezando la censura de internet. Casos como los de China con la capación de sitios o la eliminación de contenido adverso son un claro ejemplo o un caso más cercano como es la prohibición de Twitter en Turquía hace poco tiempo indica la preocupación de Estados dudosos en el uso libre de Internet. Así que Internet siempre será una herramienta beneficiosa en caso que se garantice el libre acceso a la información y el respeto a la libertad de expresión.

 

 

 

 

 

 

 

[1] Anduiza E. (Coord.), 2009, Internet, participación, movilización: La implicación política de la ciudadanía en el nuevo entorno comunicativo, Departamento de Relaciones Institucionales y Participación, Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s