La consulta del 9N. Preámbulo

Volvemos a la carga, después de un mes un tanto complicado, Políticamente Correcto estará de nuevo en la ruta y como no podía ser de otra forma, volvemos con un especial. Con el motivo de  la celebración del 9N en Catalunya, vamos a dedicarle toda la semana al análisis del pasado, al presente e incluso llegaremos a intentar crear un posible futuro.

La semana contendrá hasta seis artículos. Des de hoy lunes hasta el domingo 9 trataremos de realizar un análisis ágil y profundo del movimiento, tratando de ser lo más objetivos que podamos, eso sí, a la vez  trataremos de realizar unos análisis mucho más afilados y mordaces, tal y como veníamos haciendo en los últimos artículos.

Durante estos siete días trataremos de traer a vuestras pantallas hasta seis artículos donde expondremos la evolución del soberanismo, des de que era algo impronunciable hasta nuestros días y donde después grandes manifestaciones a favor, se procederá a la celebración de una consulta popular, que a pesar de ser menos de lo esperado seguirá siendo un primer contacto con las capacidades y los límites del independentismo catalán y será una nueva prueba para la Unión Europea y la forma de hacer frente a los conflictos secesionistas.

Actualmente, podríamos hacer un análisis como el que realizamos durante las pasadas  Elecciones Europeas, que a pesar de posicionarnos a favor del concepto de Unión, realmente no tomamos partido por ningún miembro candidato. A pesar de que la posición omnisciente nos encanta a la hora de realizar análisis, en este caso no será así. En estos momentos los análisis requieren unas visiones menos conformistas y mucho más críticas para una construcción de ideario político. Estamos en un momento donde dejar de  contemplar y sólo actuar cada cuatro años. Esta época debió acabar a finales de los noventa, y aunque nos hayamos demorado esto no significa que debamos dejar pasar esta oportunidad. La oportunidad de crear una sociedad en comunión con el sistema político; una clase política surgida de entre el pueblo, educados en los valores democráticos y no en los valores de pertenencia a la clase política; una clase política alejada de la realidad y cada vez más encerrada en viejos valores que se han demostrado anticuados e inútiles para el devenir de la humanidad.

Así que sin más dilaciones ni divagaciones en este especial existirá mucha opinión personal. A pesar de nuestra objetividad analítica, no trataremos de ocultar detrás de grades palabras nuestro posicionamiento para este 9 de Noviembre. Somos pro-democráticos y como científicos sociales adoramos la participación ciudadana y los modificadores del contexto. Y lo acaecido durante los últimos tres cuatro años ha sido una auténtica alteración del orden pre establecido.

Se llevaba durante más de 40 años cociendo a fuego lento pero siempre des de la clandestinidad y la minoría, durante la democracia española el nacionalismo y el soberanismo catalán han ido un poco al ritmo del mediterráneo. Ha sido un constante vaivén, pero siempre de una forma clamada, el nacionalismo catalán siempre se ha caracterizado por su tranquilidad y constancia. A pesar de reflejar ciertos picos nunca antes había sido visto como una necesidad imperiosa por pate de la propia Generalitat.

Pero con todo esto llego la crisis y con ella el gobierno de Artur Mas que alejándose de su antecesor se acercó al Nacionalismo independentista. Des de Políticamente Correcto, este acercamiento ha sido altamente discutido y seguimos convencidos que se debe más a una correcta lectura de la situación que a una política ideológica.

Para demostrar esto, sólo hay que recordar las veces que el mismo Mas u otros miembros de Convergencia han negado cualquier posicionamiento independentista en el pasado. Pero esto no han impedido que este mismo partido, del “ara no toca” (ahora no toca) se haya pasado al desarrollo que ha ocupado la primera plana política y social durante los últimos años.

Viendo esta visión, en esta introducción al proceso catalán, podríamos retraernos hacia el pasado. Trasladarnos al siglo XIX y hablar del romanticismo y de los nacionalismos primigenios. En el caso catalán podríamos hablar de Prat de la Riba, la Mancomunidad o de Valentí Almirall, pero esto ha sido tratado en millones de ocasiones y es tan diferente al movimiento actual que nos parecía un trabajo poco útil para los objetivos de este blog.

Así que lo mejor es alejarnos de los inicios clásicos y situarnos en el primer gobierno socialista de la Generalitat de Catalunya. El tripartito formado por Maragall (PSC), Carod Rovira (ERC) y Joan Saura (ICV). Estos tres fueron los responsables de traer a Catalunya un nuevo Estatuto, este aunque recortado y censurado por el Constitucional marca el origen del movimiento actual, ya que por primera vez des del retorno de la democracia se trató de ampliar las capacidades de Catalunya, y aunque esta reforma fue acompañada de una carrera de nuevos estatutos, lo que significaría, en el futuro esta reforma, no ocurrió con los otros.

Otro de los elementos claves a tener en cuenta en el desarrollo de este proceso ha sido la propia actuación del gobierno central y del propio Mas con la crisis. En primer lugar, los recortes perpetuados por Convergencia i con más facilidad de la esperada fueron escudados bajo el presupuesto que era el Gobierno Central, que a pesar de contener cierto grado de realidad, realmente, Convergencia abuso de los recortes y bajo el pretexto español,  Mas nunca se ha visto demasiado golpeado por estos recortes.

Esta política de acción-exculpación, es una de las claves para entender el poco efecto que han tenido sobre el propio presidente, a pesar de perder unas elecciones donde se postulaba como ganador de una forma abrumadora, y dejar atrás muchas dudas, la frase de “lo hicimos porqué nos obligaron” es uno de los caballos de batalla utilizados por Convergencia y su equipo durante el desarrollo del proceso.

Finalmente y para acabar esta introducción/origen del proceso, decir que el mayor estandarte del crecimiento del independentismo catalán ha sido el propio gobierno español y los ultra nacionalistas que, detrás del desprecio, el legalismo y los ataques continuos han creado una mixtura capaz de “unir” el espectro ideológico dejando la izquierda y la derecha como un simple vocablo en el imaginario político catalán.  El gobierno de Rajoy, unido a los “mass media”, han permitido y proporcionado la vinculación de un odio irracional con un inmovilismo jurídico, que ha provocado más independentistas que cualquier movimiento independentista, durante la democracia. Esta estrategia del “NO”, vehiculada por una lectura partidista de la Constitución y un desconocimiento total, de la palabra democracia y de la inclusión ciudadana en la participación política diaria, ha provocado un crecimiento del independentismo, incapaz de ser realizado sino es por esta actuación de acoso y derribo.

Para no extendernos en demasía aquí terminamos  este primer artículo, donde planteamos, un inicio del proceso catalán, unas razones a las que achacar este crecimiento y una razón del porqué Convergencia Democrática se aprovechó de un momento de crisis, tratando de tensar la cuerda y acabo abocado a mantenerse firme, a pesar de haber negado, en el pasado alguna de las pretensiones ideadas en la actualidad.

Marc Pérez Muntanyola para P.cto

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s