11 de Setiembre

La Consulta del 9N. Del Estatut al 9N.

Tercer día y tercer artículo. Bienvenidos de nuevo a Políticamente Correcto, un nuevo día ha amanecido y por suerte, no ha habido ningún cambio de última hora. Esto nos permitirá seguir con nuestros planes establecidos ayer. Lo único destacable es la valentía (esta vez sí) de Artur Mas, al desobedecer al TC y que por lo que parece las amenazas de demanda contra el gobierno parece que se cumplirán.

Ya lo comentábamos ayer, en el día de hoy vamos a ocuparnos del “time-line”, que ha tenido la consulta. En otras palabras, trataremos de realizar un pequeño recorrido por los grandes momentos el proceso. Esos momentos que por su significado han creado un camino, con el cual nos sería imposible entender, por ejemplo, los dos artículos de ayer, o el artículo del mismo viernes.

Como ya dijimos el lunes pasado, el primer momento clave en todo esto fue la aprobación por referéndum del nuevo estatuto de autonomía en el 2006, pero de nuevo lo que más hizo fue el papel del Tribunal Constitucional. Los recortes con los que actuó, fueron una de las principales causas de creación de nuevos independentistas, ya que a pesar de ser ya una versión recortada por el gobierno central, este nuevo golpe fue visto como un ataque al derecho de auto gobierno del pueblo catalán.

A partir de aquí la historia es harto conocida, una calma durante la legislatura de Montilla, descalabro y reorganización de ERC, estancamiento de ICV, monotemática de Ciutadans, giro a la derecha del PP y un Mas que después de dos fracasos lograba ganar las elecciones. En estas, después de dos gobiernos en coalición, el nacionalismo catalán volvía al Palau de la Generalitat.

Esta primera legislatura del Govern Mas, estuvo caracterizada por dos caminos muy claros. Un primero marcado por la política de los recortes y del “es culpa de ellos”. Y un segundo camino de acercamiento al gobierno central por el pacto fiscal. Realmente, durante estos dos años, la política del “govern”, estaba orientada al cambio financiero de Cataluña, acercándose mucho más al modelo Vasco-Navarro que al modelo que empezó a vislumbrarse a finales del periodo.

Al ver que el dialogo entre ellos y el Gobierno no iban a ningún lado, decidió dar un salto cualitativo y dejar atrás el nacionalismo y el “ara no toca” de su antecesor para arriesgarse. Un riesgo que tendría sus consecuencias, pero que de momento ha mantenido, y en lo que parece una dirección correcta. Por primera vez en las altas esferas del gobierno catalán (des del retorno de la Democracia) se oía hablar de algo diferente. Un concepto que ahora parece muy agarrado en el ideario de CIU, pero que entonces tenía al propio partido y a sus socios muy descolocados. Este concepto era la consulta. Este hecho, del cual estamos convencidos que fue una especie de órdago-ultimátum hacia el gobierno, resulto ser una nueva vía a seguir por parte del CIU y especialmente de Mas.

Un nuevo punto en el time-line fueron las elecciones del 25 de noviembre del 2012. En apenas dos años de gobierno, y tras continuos fracasos de dialogo, el President decidió que ya se encontraba suficientemente fuerte como para lograr aquello que se proponía. El plan inicial era arrasar en las elecciones autonómicas. Una mayoría absoluta que arrasara en los resultados y que le permitiera una legislatura con el poder absoluto.

El plan, a primera vista fracaso. Las elecciones se celebraron y a pesar de lograr una victoria en las elecciones, los resultados de su partido no fueron los esperados, perdiendo hasta 12 escaños. Lo que podía significar un duro golpe al “proceso”, resulto ser una lección al sr. Mas. Los votantes, no le había creído, los votantes dudaban de aquel que en el pasado había negado una y otra vez su independentismo. Los votantes, habían actuado de un modo racional, no habían votado a aquel que les prometía el oro, votaron a aquellos que des de siempre habían utilizado las mismas palabras que el ahora presidente. El aumento de ERC y sobretodo la aparición en el parlamento de las CUP, destacaban que el pueblo catalán quería algo nuevo, querían poder elegir su destino.

Antes de estas elecciones, ocurrió uno de los hechos más destacables, y en definitiva uno de las razones por las cuales al final se convocaron los comicios. En medio de la tensión entre, Generalitat y Moncloa, un 11 de setiembre (la diada catalana), marcaba el camino a seguir. Durante esta diada tuvo lugar una de las mayores manifestaciones que se recuerdan. Bajo el nombre de “Cataluña un Nuevo Estado de Europa” se congregaron alrededor de un millón de personas en las calles de Barcelona, con la clara intención de hacer ver a España, que el pueblo catalán quería elegir su propio camino. Como en muchas otras manifestaciones, las cifras bailaron entre los 600.000 asistentes de la delegación del gobierno, hasta el millón y medio según la Guardia Urbana de la ciudad condal. No podremos saber las cifras exactas, pero sí que podemos determinar el impacto que tuvo, ya que a pesar de haberse superado las cifras, ninguna otra manifestación posterior ha supuesto tanto, ni a nivel organizativo ni como una demostración por parte del pueblo catalán y de su gobierno, por ende.

Durante la organización de esta multitudinaria manifestación surgió un nuevo actor en el Proceso que a posteriori se ha demostrado uno de los principales artífices de la evolución del proceso. Efectivamente, estamos hablando de la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC). La organización civil, presidida por Carme Forcadell, ha sido uno de los principales impulsores del proceso, erigiéndose junto a los partidos pro-consulta como uno de los baluartes de la celebración de una consulta popular.

A partir de aquí, la evolución del proceso, ha seguido una línea ascendente, donde destacan especialmente las dos diadas posteriores, con la celebración de la Vía Catalana, donde se unió la frontera francesa con el Delta del Ebro y la última manifestación ocurrida hace pocos meses con la V que inundo Barcelona y fue tomada como el último gran acto público antes de la soñada consulta.

A nivel político, el camino seguido no fue fácil, a las tensiones con el gobierno, se le sumaron dificultades en el seno de la propia CIU. La coalición, des del inicio del proceso, había sufrido claramente la división entre los dos partidos. Mientras, Convergencia estaba comprometida al 100% con la dirección del President, las primeras críticas empezaron a surgir desde Unió, donde a pesar de ser Nacionalistas no veían el proceso como el camino a seguir. Como en política no hay término medio, esta tensión se “resolvió” con la salida del número dos de la coalición y uno de los políticos de mayor carrera dentro de la coalición, Durán i Lleida.

Antes de terminar, hay dos momentos claves más que habría de comentar. Estas son el día que se seleccionó el día de la celebración de la Consulta y la firma de la ley de consultas, que iniciaría la etapa final, que se enlazará con el artículo escrito ayer (https://politicamentecorrectoblog.com/2014/11/04/la-consulta-del-9n-el-constitucional-y-el-nou-9n/).

En primer lugar y después de muchas reuniones entre los partidos pro consulta se logró establecer un día y unas bases para la celebración de la misma. Esta fecha, grabada a fuego en el imaginario independentista, fue el diciembre del año pasado mes de diciembre del 2013, concretamente el día 12 de ese mes. Ese día se anunció la fecha y las preguntas que determinarían esa consulta. Estas, fueron « ¿Quiere que Cataluña sea un Estado?» y «En caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?»

Con esto se tenía el marco teórico y la pregunta. Con esto, “sólo” quedaba crear un marco legal que permitiera la celebración de la consulta. Bajo el amparo de la propia constitución, que permitía la celebración de consultas populares, siempre que fuera bajo la aprobación del Estado Central. A partir de este permiso, surgió la ley de Consultas populares no refrendarías. Aprobada por el Parlament el 19 de setiembre y en vigor des del 27 de ese mismo mes.

Tal como indica su primer artículo, esta ley servía para:

“El objeto de esta Ley es regular el establecimiento del régimen jurídico, las modalidades, el procedimiento, la realización y la convocatoria de los mecanismos de participación democrática, de audiencia, de diálogo y de consultas populares no refrendarías, respecto de actuaciones políticas de trascendencia especial, en el ámbito competencial de la Generalidad, mediante votación, foros de participación, debates públicos y cualquier otro instrumento de consulta popular no refrendaría a la ciudadanía.”
Artículo 1 de la propuesta de Ley de consultas populares no refrendarías de Cataluña

Y con esto acabaríamos con este “time-lining”, realmente, podríamos complementarlo de muchas otras formas, pero conociendo la capacidad de internet y sobretodo, la intención de informar y no de exponer en extremada profundidad hacen que hayamos decidido resumir un poco, con esto queremos avisar que en este artículo sólo están los principales pasos del proceso, pero como en cualquier tipo de política casi cada día hay evoluciones y pasos en falso que hemos sacado del resumen, para concentrarnos únicamente en aquellos momentos claves que han conducido al momento actual con las dos impugnaciones y la declaración del “nou 9N”.

Ya para mañana dejaremos un artículo donde repasaremos los procesos parecidos a la consulta catalana. Dejaremos un poco alejado el caso escoces ya que lo tratamos con profundidad en este mismo blog los días donde tuvo lugar, aunque los comentaremos como el ejemplo más cercano.

Marc Pérez Muntanyola para P.cto

Anuncios

La Noticia del día. La nulidad de la ley de amnistía chilena.

Año 1, Noticia del día 04

 

-Bachelet anuncia la nulidad de la Ley de Amnistía promulgada por Pinochet-

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/09/11/actualidad/1410472254_506914.html

 

A pesar de ser una noticia acaecida ayer, en el día de hoy nos hacemos eco del importante paso que ha dado la presidenta chilena. En el día de ayer, exactamente, con el cumplimiento del 41 aniversario del golpe de estado chileno, Michelle Bachelet ha anunciado que pretende dar una nulidad a la ley de amnistía, promulgada en el año 1978 por el dictador Augusto Pinochet y que dejaba sin castigo alguno los hechos acaecidos durante el periodo comprendido entre el 1973 y el año de promulgación de la ley.

 

Esta medida ha sido anunciada este pasado jueves por parte de la ministra de la Secretaría General de la Presidenta y se solicitará suma urgencia para el proceso de tramitación del proyecto de ley existente des del 2006 en el Congreso. Esta medida, deberá ser discutida y aprobada en el parlamento pero es bastante posible que proceda adelante gracias a las mayorías que posee la Presidenta en las dos cámaras.  

 

A nivel general este movimiento ha sido muy bien visto por parte de las organizaciones de derechos humanos y no tanto por la oposición a Bachelet. Que ha llegado a decir, en boca del líder del partido de la Unión Democrática Independiente, Ernesto Silva que este proyecto de ley “El Gobierno debería preocuparse del terrorismo y del desempleo. Los chilenos quieren pensar en los temas de futuro, no de pasado, y cuesta entender que Bachelet lo transforme en una prioridad. Va a reabrir las heridas”.

 

Por lo que a nosotros respeta, este debería ser un proceso normalizado en aquellos países que sufrieran dictaduras. Por mucho que se use el consenso y la unión del pueblo para seguir adelante y no mirar al pasado, lo ocurrido durante tiempos dictatoriales debe ser visto como algo atroz y que debe ser castigado y recordado de la mejor forma posible, y esa forma no es otra que el enjuiciamiento de los crímenes perpetrados por el propio gobierno. Lo que no puede ocurrir es que pasado años de lo ocurrido y con democracias asentadas, haya ciertos grupos que quieran seguir con la venda puesta y no quieran ver que aunque en el momento era necesario cerrar rápidamente las heridas hay un momento en que los crímenes deben ser castigados.

 

Marc Pérez Muntanyola 2014.

La Noticia del día. La Diada Catalana

Año 1, Noticia del día 03

En un día como hoy la noticia del día no podía ser otra que la celebración de la Diada en Catalunya. No vamos a hacer propaganda ni crítica, ya que uno de los principios básicos que rige políticamente correcto es la comprensión de todos los ideales políticos mientras estén infundados bajo el respeto y la tolerancia.

 

Es difícil saber con exactitud saber el número real de asistentes, recordaremos que por parte de la Asamblea Nacional de Catalunya los apuntados eran más de 400.000, pero tampoco se sabe a ciencia cierta si han asistido todos o si todos los asistentes estaban previamente inscritos. Por lo que se refiere a datos oficiales, las últimas cifras fluctúan entre, los más de 500.000 asistentes reconocidos por la delegación del gobierno y el 1.800.000 cifrado por la Guardia Urbana de Barcelona. Como en todos estos actos cada parte contabiliza en función de sus intereses. Aunque no podamos hablar cifras exactas, lo que sí que se ve claramente es que la participación ha aumentado con respeto a la VIA del año pasado. Tanto una parte como la otra contabilizan una movilización mayor a la del pasado año.

 

Por otra parte, hay que comentar que no era la única concentración prevista para hoy. La Diada es de todos aquellos catalanes que viven y trabajan en Catalunya y aquellos que se sienten españoles también son catalanes. Unas 3.500 personas se han reunido hoy en Tarragona para celebrar la diada, organizado por Sociedad Civil Catalana y bajo el lema “Recuperem el seny, recuperem la senyera” (Recuperemos la sensatez, recuperemos la señera) con la intención de dar la oportunidad de disfrutar de la Diada a aquellos que no se sientan a gusto con la celebrada en Barcelona.

 

El futuro a partir de aquí es incierto. Los dos contendientes tienen a su favor unos puntos y en su contra otros. Como solemos decir, en política no existe la verdad absoluta y cada persona es libre de tener su opinión siempre y cuando no interfiera en la del siguiente, al más bello estilo utilitarista. Con esta afirmación sólo queremos expresar que el proceso catalán y su contra proceso son un mismo ente que fluctúa a través del contexto social y político.

 

Finalmente y a modo de reflexión, actualmente lo que se está reclamando, es la posibilidad de consultar a la gente. La consulta no es ningún orden vinculante hacia ninguna opción, sino que está pensado como una macro encuesta. A partir de aquí cualquier discurso es vano y vacío de contenido, porqué a pesar de los grandes éxitos de las últimas diadas, no se pueden predecir ni adelantar resultados.

 

Como último apunte, y opinión totalmente personal. No creo en los Nacionalismos, en ninguno de ellos, creo que dividen más de lo que ellos mismos piensan. Y sobre todo en una época donde la inercia es la creación de entes supranacionales para una mayor integración mundial, un proceso de independencia-secesión no está dentro de mis mayores pretensiones. Pero como idealista empedernido, un proceso de movilización social masivo, es lo más bonito que hay dentro de las democracias modernas. La voluntad de un pueblo latiendo al mismo son, con un solo anhelo. La autodeterminación.  Esto es lo que a pesar de mis reticencias a la creación de nuevos estados, fracturando una posible comunidad mundial, me haría sin dudar votar que sí a las dos preguntas de la consulta.

 

Marc Pérez Muntanyola 2014.

 

La Política Exterior de los Estados Unidos

A estas alturas del siglo XXI la política internacional americana ya no es un secreto para los analistas. Podemos destacar que des del final de la Guerra Fría han existido dos periodos diferentes. El primero, donde los Estados Unidos ejercían de Potencia hegemónica y líderes absolutos del mundo. No había nadie que les hiciera la competencia. Era un  mundo donde todo el mundo creía en el sueño americano. El segundo periodo que  es donde actualmente nos situamos, es la política exterior del miedo. La caída de las torres gemelas cambio por completo la visión del panorama internacional para los EE.UU.

Para hablar de la política exterior americana debemos trasladarnos atrás en el tiempo[1]. Concretamente a los inicios de los Estados Unidos como nación independiente. Los recién independizados Estados Unidos fueron el primer Estado en reconocer a las naciones hispano americanas, a su vez también independizadas de España.

Fue en ese momento y en respuesta a las pretensiones europeas sobre territorio Americano. El Presidente en esos momentos, James Monroe alerto a las potencias europeas, enfrascadas en esos momentos en las guerras napoleónicas, a no interferir en los asuntos americanos y a cambio los estados americanos no interferirían en los asuntos europeos.

En resumidas cuentas con esta intención nació la conocida como doctrina Monroe. Donde América quedo para los americanos, creando así por primera vez una zona de influencia para la Nación naciente de los Estados Unidos. Los objetivos principales de esta doctrina es la de impedir cualquier intento de colonizar o recolonizar el territorio americano, así como la división del mundo en dos esferas. La europea y el resto del mundo. Estamos hablando de un mundo donde Europa estaba en conflicto constante y donde las comunicaciones empezaban a desplazar los conflictos de las Naciones-Estado europeas al resto del mundo. La doctrina Monroe era una advertencia que los estados europeos se mantuvieran en su territorio y no trasladaran sus conflictos fuera de sus fronteras.

Esta doctrina fue seguida por los Estados Unidos hasta la primera Guerra Mundial. Donde tras años, alejado de los conflictos europeos y de aquellos conflictos donde no salía beneficiado, entro al final de la guerra, alzándose como uno de los victoriosos de la contienda. El periodo entre guerras, supuso para los Estados Unidos un retorno al hermetismo. Los 14 puntos propuestos por Woodrow Wilson fueron alejándose de la doctrina internacional de los Estados Unidos y volvían a encerrarse dentro de su zona segura.

El final de la Segunda Guerra Mundial trajo una nueva visión exterior de la política por parte de los Estados Unidos. El fracaso internacional que supuso el periodo entreguerras obligó a los Estados Unidos de América a utilizar una nueva forma de actuación a nivel internacional. Esto, fue tomando forma con la guerra fría y la aplicación del Plan Marshall.

La Doctrina Truman como fue conocida, bebe del discurso pronunciado por el presidente de los Estados Unidos Harry Truman en 1947, y dejaba la política exterior americana como una cruzada de contención del comunismo. La nueva dirección se alejaba de américa y quería influenciar a nivel mundial para parar la expansión del comunismo. Esta contención tenía dos direcciones diferentes. La primera económica, ayudando a aquellos Estados que habían sido afectados por la Segunda Guerra Mundial tratando de reconstruirlos lo antes posible y crear un bloque fuerte que sería utilizado en caso de necesidad como escudo ante ataques comunistas. En segundo lugar la intervención militar, ya sea directa o indirecta, en aquellos territorios donde la Unión Soviética tuviera influencia o participara.

De esta doctrina se saca una tercera vía de actuación internacional por parte de los Estados Unidos. Y es que con el fin de la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos pusieron todo el esfuerzo para desarrollar un sistema económico mundial a  su medida para evitar futuras crisis y sobre todo para asegurarse un mercado internacional creciente que facilitara las transacciones internacionales con capital americano.

Con la caída del Muro de Berlín en 1989 un nuevo panorama se abrió un nuevo panorama internacional. La caída de una de las dos Súper Potencias dejo un vacío de poder a nivel internacional. La caída del bloque soviético dejo a los Estados Unidos como la única Súper Potencia, convirtiéndola en la Potencia Hegemónica mundial, compartiendo las características de la Súper Potencia pero sin un enemigo al que hacer frente. Esta nueva categoría de potencia provocó la relajación internacional de los Estados Unidos convirtiéndose en una Potencia dormida que sólo actuaba en los conflictos, ya no los creaba ni los buscaba.

Pero los atentados de las Torres Gemelas en 2001 despertaron al gigante y apareció una nueva visión internacional. Nacía la política del terror. Los enemigos ya no eran estados, los enemigos habían de situarse en una organización que trascendía las fronteras. La religión musulmana y la Yihad eran los nuevos enemigos. El fundamentalismo árabe se convirtió en el nuevo enemigo mundial. Este ha sido planteado de una forma diferente a todo lo visto hasta ese momento.

El nuevo enemigo mundial, aupado por el fundamentalismo religioso imperante en los propios Estados Unidos no actúa con una visión de Estado, ya no es un conflicto ideológico. Es, como hemos dicho antes un enemigo que influye terror. No se sabe dónde están y no se sabe cómo actuarán. La guerra clásica ha dejado paso a los atentados y a la lucha de guerrillas.

Como se puede observar des de la Primera Guerra Mundial, los Estados Unidos se han querido alzar con una categoría especial en el plano internacional. Ellos mismos conciben la política internacional como ese tablero de ajedrez donde ellos no obedecen a sus normas, no tienen unos movimientos prefijados y pueden actuar como les sea convenientes siempre con la “intención” de salvar al mundo. Son un miembro “especial” dentro del Sistema Internacional.

Estas características se demuestran especialmente durante la segunda legislatura de Bush, donde las actuaciones exteriores se ampliaron y volvieron a actuar en el exterior con objetivos personales y como “garantes de la seguridad internacional”.

De las últimas páginas se extrae que Estados Unidos dejó su zona de influencia para lograr “dominar” el mundo. Pero la política exterior de los Estados Unidos con respeto al continente americano sigue caracterizada por la doctrina Monroe. América es para los americanos. Esto sigue destacándose en puntos muy claves. Especialmente durante la última década donde nuevos actores incomodos para los EE.UU aparecieron en la región.

Venezuela y en menor medida Bolivia se han convertido en los enemigos de los Estados Unidos. La expropiación de recursos naturales y energéticos por parte de estos actores ha provocado la reacción estadounidense obligándolos a redirigir su mirada hacia un territorio que tenía ligeramente olvidado des de la caída del muro.

El hecho principal es que esta vez la reacción no ha sido provocada por la injerencia de terceros en la región sino por la pérdida de capacidades económicas que las expropiaciones de recursos energéticos han provocado en la zona. Las reservas naturales de gas y petróleo de Venezuela explotadas por empresas extranjeras son el núcleo del conflicto cuando fueron expropiadas para beneficio interior y no a la fuga de capitales al extranjero.

En resumen la política exterior americana se ha destacado des del final de la Segunda Guerra Mundial como una política externa muy caracterizada por la injerencia política con un único objetivo. La supervivencia de los Estados Unidos. Un país que ellos mismos se caracterizan de especiales enfrente de un mundo rodeado de enemigos.

 

[1] La Doctrina Monroe disponible en http://www.edhistorica.com/pdfs/ladoctrinamonroe.pdf