Política Exterior

La Noticia del día 6-5-2014

-China da un giro a su política exterior en África-

 

4

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/05/05/actualidad/1399298728_553175.html

 

Tal como indicamos en el epílogo de nuestro último artículo1, China ha cambiado su enfoque en la política exterior para centrarse en África. Esta, tradicionalmente olvidada en las políticas exteriores de los países del, conocido como, primer mundo; ha alcanzado un estatus nuevo gracias a las potencias emergentes. Estas nuevas potencias, de las cuales hablaremos con más profundidad este mismo viernes, han debido buscar nuevos territorios para poder expandir su poder y su economía.

 

Una de las primeras potencias emergentes en girar su mirada hacia el continente africano fue China, que teniendo en mente los vastos recursos naturales de la región se lanzó a la compra de estos. El negocio en África es claro y fácil. Se exportan de la región sus recursos naturales a cambio de crear un mercado de productos facturados.

 

Hasta hace poco este era el único trato que el gigante asiático quería obtener. Ellos creaban un mercado internacional donde exportar sus recursos y a cambio los países africanos evolucionaban a nivel industrial y económico a cambio de sus recursos naturales. Pero, la propia evolución del panorama internacional ha variado la visión de China.

 

China ve que es necesario una mayor intervención para poder asegurar su crecimiento en los próximos años. Comprende que para mantener una zona de influencia la propia China debe obtener un papel intervencionista en esos asuntos en los cuales se vea inmiscuida. Hay que proteger la inversión realizada.

 

A pesar que muchos especialistas acusan a China de Neocolonialismo la verdad es que para el continente africano China puede convertirse en un contrapunto a Europa y Estados Unidos, que durante tanto tiempo han dejado en el olvido a África. Cabe destacar que el mayor ejemplo de esta nueva dirección exterior de la política China fue, su participación en las negociaciones para alto el fuego en el conflicto entre Sudán y Sudán del Sur, donde dejo su tradicional pasividad internacional y tomó un papel activo y fundamental en este conflicto.

 

Marc Pérez Muntanyola

 

 

 

 

Anuncios

La Noticia del día 5-5-2014

La crisis de Ucrania trastoca la política exterior de Obama­-

 

3 http://internacional.elpais.com/internacional/2014/05/04/actualidad/1399208237_347781.html

Aquí estamos de nuevo, de vuelta con la noticia del día y de vuelta en políticamente Correcto. La primera noticia del mes de mayo nos lleva a dos temáticas que nos han ido siguiendo a lo largo de estos últimos meses. En primer lugar vemos el caso de Ucrania. Por el otro lado, relacionado con uno de los últimos artículos publicados, la política exterior de los Estados Unidos de América.

 

Viendo estos precedentes nos hemos visto obligados a concederle el honor de ser la noticia del día. En ella, vemos que el conflicto ucraniano ha obligado al Presidente Americano a transformar su agenda internacional. Una agenda internacional que estaba plagada por acciones exteriores más lejanas. Una agenda internacional dedicada a Irán y China que debido a la confrontación en el este de Europa, han traído viejos fantasmas a la planificación estadounidense.

 

En poco menos de unos meses se ha pasado de hablar en foros internacionales a hablar en público con un vocabulario que muchos creían olvidado. Se ha pasado de cooperar estrechamente con Moscú a rescatar la palabra contención. El caso de Ucrania ha devuelto la mirada hacia el viejo continente europeo.

 

Tal y como indica la noticia, Obama había optado por empezar de nuevo las relaciones con Rusia después del caso de Georgia y Osetia del Sur en el 2008. Este “reset” empezó a deteriorarse con la acogida de Edward Snowden y ha acabado explotando con la anexión de Crimea, retornando la situación Rusia-Estados Unido al punto anterior al 2008.

 

Lo más curioso en este caso es la propia situación del Presidente Obama, ya que como indica la tradición, es un presidente “de repliegue” después de la política intervencionista exterior de Bush. Esta característica de los Presidentes americanos hace que el papel de Estados Unidos sea mucho más interesante. En un caso, que hace 7 años, sin ninguna duda hubiera ejercido una influencia más activa. La voluntad multilateral de este gobierno se pondrá a prueba en los próximos meses.

Marc Pérez Muntanyola

La Política Exterior y de Seguridad Común

Después de un artículo diferente que vimos la semana pasada,  volvemos para cerrar el círculo sobre las relaciones internacionales de los grandes actores. En este caso, procederemos al análisis de una de las mayores novedades que aportó el Tratado de Lisboa a la política de la Unión.

Sin lugar a duda, hablo de la Política Exterior y de Seguridad Común. Conocida como la PESC es la encarnación en personalidad propia de la Unión dentro del ámbito internacional. Con la aportación de la PESC se pretende una Unión de los 28 a nivel Internacional logrando así una influencia mucho mayor que si las voces fueran individuales-estatales.

El punto clave de esta Política de Seguridad, tal como hemos dicho surgió con la firma del Tratado de Lisboa en el año 2009 y con la creación del Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Junto a este cargo político también se creó lo que pretende ser el primer cuerpo diplomático europeo encarnado en el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

A parte de constituir estas dos instituciones supraestatales, el Tratado de Lisboa condujo a la fijación de prioridades en materia de política exterior por parte de la Unión. El papel principal de la Unión  es el mantenimiento de la paz y el refuerzo de la seguridad internacional. A parte de estos dos ítems, la PESC también debe velar por el fomento de la cooperación internacional   y la consolidación de la democracia así como el respeto de los derechos humanos.

La principal herramienta para llevar a cabo sus objetivos es y será, de momento, un entramado diplomático y las relaciones económicas. La posición de la Unión como una de las mayores potencias económicas del mundo la sitúa en una posición privilegiada para usar herramientas comerciales y económicas para lograr sus objetivos, así como el uso de la amenaza a la retirada del apoyo comercial a terceros. Vemos que a diferencia de los otros dos actores, vistos en Políticamente Correcto, la Unión Europea no contempla el uso de las fuerzas armadas como herramientas de política exterior. Esto es debido a que aún no existen las fuerzas europeas y en un mundo militarizado dominado por los EE.UU y la OTAN decidió tener una nueva vía de presión, para lograr su territorio en el plano internacional.

Otro de los ejemplos de esta política exterior caracterizada por el uso de las fuerzas civiles se puede ver en las Misiones de Paz en que la Unión Europea ha participado. Las misiones de paz en las que ha participado la Unión Europea siempre han sido con funciones de observadores del proceso o con ayuda económica hacia los afectados.

En caso de necesidad la Unión Europea puede reclamar fuerzas armadas a sus Estados miembros. Dentro de las funciones que destacarían por parte de estas “fuerzas armadas” estarían, las operaciones conjuntas de desarme, operaciones humanitarias y de rescate, asesoramiento y asistencia en cuestiones militares, prevención de conflictos y mantenimiento de la paz, misiones en las que sea necesaria el uso de la fuerza como crisis, restablecimiento de la paz y estabilización tras conflicto.

Si nos centramos en el marco diplomático de la PESC vemos que la dirección de las negociaciones tiene diversos ámbitos de acción. En primer lugar el Este de Europa. No sólo Rusia es un encuentro crucial para la Unión Europea sino que todo el territorio que conformaba la Unión Soviética es de vital importancia para el devenir internacional de la Unión. Así tal como hemos visto durante los últimos meses la intervención diplomática en Ucrania era importantísima a pesar de las limitaciones de la propia Unión.

La política de vecindad reactivada tras la Primavera Árabe en el 2011, trata de dar el soporte hacia aquellas regiones o Estados que comparten el mar Mediterráneo con Europa. El Norte de África y Oriente Medio. Esta política está dirigida hacia aquellos países que quieran acercarse a los cambios estructurales y democráticos de sus países facilitando la asociación política y la integración económica.

La Política externa de la Unión Europea con respeto a regiones más alejadas geográficamente también está recogida en su Política Europea de Seguridad y Cooperación.  Así Asia como América Latina, están entrelazadas con la Unión mediante acuerdos que equilibran los aspectos económicos, políticos sociales y culturales de las relaciones.

Finalmente, hemos dejado para el último lugar los países más cercanos a la zona de influencia europea. Aquellos que en un futuro no muy lejano podrían pasar a formar parte de la propia Unión. Los países balcánicos, después del desmantelamiento de Yugoslavia, han empezado un lento proceso de entrada en la Unión, que debería tener lugar final, con la incorporación de Montenegro puesto que, es el último miembro que ha obtenido la independencia y sobretodo, porqué es un caso aún no resuelto y al cual Europa debe de buscar una solución pacífica.

Finalmente y para concluir este artículo sobre las actuaciones a nivel de la Unión en el plano internacional vamos a ver como se toman las decisiones en esta nueva característica del Tratado de Lisboa. Como cualquier tipo de política a nivel europeo la toma de decisiones forma parte de las voluntades del Consejo Europeo, que reúne a los Jefes de Estado o de Gobierno que se reúnen cuatro veces al año para dar una dirección y un sentido a las directrices y los principios generales de la Unión. Siendo lo mismo en el caso de la Política Exterior. En lo que refiere al Alto Representante, su función es la de dar sentido y coherencia a los principios y a los planes del Consejo. Para ello preside el Consejo de Asuntos Exteriores, asiste al Consejo Europeo e informa sobre las cuestiones de política exterior.

Por lo que se refiere al SEAE su principal acción es la de dar apoyo al Alto Representante en el desempeño de sus funciones y está compuesto por más de 140 oficinas y delegaciones repartidos en todo el mundo, con la responsabilidad de defender y promover los intereses europeos.

Y con esto damos por finalizado el ciclo de políticas exteriores habiendo visto las actuaciones prefijadas por los tres grandes núcleos mundiales. Hay que destacar que no consideramos que sean las únicas políticas externas que deban ser tomadas en cuenta, pero sí que consideramos que son las que marcan más influencia y sobretodo son las Políticas Exteriores que marcan las agendas internacionales de la gran mayoría de los actores.

Solamente comentar antes de acabar que nos reservamos el posible análisis de la Política Exterior de China en un futuro, a la cual consideramos un gran actor exterior pero con unas grandes fallas internas, de momento, que provocan que las acciones exteriores aún no sean lo suficientemente poderosas en comparación a los casos analizados por aquí. Pero su influencia en países en vías de desarrollo y su política económica expansiva de compra masiva de materias primas podría desembocar en una nueva superpotencia.

Marc Pérez Muntnyola

La Nueva Política Exterior Rusa

En Políticamente Correcto nos interesan mucho las novedades en el campo internacional y no perdemos la oportunidad de seguir esas novedades e informarnos más sobre  estos. Durante las últimas semanas, hemos visto como ha crecido paulatinamente en el conflicto de Ucrania una nueva forma de hacer las cosas de Rusia a nivel internacional.

Con este nuevo comportamiento, empezamos a investigar más y a expandir nuestra mente hacia una nueva realidad. Rusia ya no era esa potencia emergente de finales de los noventa. Rusia, a pesar de sus dificultades organizativas y económicas empezaba a expandir de nuevo su poder e influencia en el entramado internacional.

Esta nueva Rusia nos sorprendía. Decidimos que era el momento de adentrarnos en explicaciones de política internacional pura. En esta y la siguiente publicación nos alejaremos de las teorías y nos centraremos en explicaciones básicas sobre políticas internacionales. En esta primera entrega explicaremos los objetivos y las acciones rusas en su nueva política internacional.

La nueva política internacional Rusa tiene su origen muy bien marcado con la salida de Yeltsin del poder. Pero más concretamente fue la entrada de  Dmitry Anatolyevich. Medvedev la que ha provocado esta nueva visión rusa del mundo. La visión rusa entonces, paso a conocerse como un activismo pragmático no ideológico[1].

De esta visión y actuación rusa se descubren dos posibles tesis de la misma. La primera donde se sonsaca que el mundo unipolar post Guerra Fría no es posible ya aparte de tampoco ser admisible. La segunda tesis y la más importante para observar cómo ha evolucionado el papel de Rusia en el Sistema Internacional. Donde Rusia debe tener y jugar un nuevo y creciente papel en los problemas mundiales.

Mediante estas dos tesis, Rusia ha ido desarrollando una evolución de su estrategia exterior. El primer punto y primordial es la Seguridad Nacional. En toda su mayor expresión. No sólo a los ciudadanos y al Estado. La Seguridad Nacional también será la protección de los intereses de la Nación. Esta seguridad Nacional deberá garantizar la libertad y la soberanía de la Nación, manteniendo la integridad nacional y la protección de sus ciudadanos.

El siguiente objetivo que tiene Rusia en mente con la nueva política exterior es la creación de condiciones externas favorables para la modernización de Rusia. En conclusión este segundo punto nos indica las intenciones de Rusia de situarse arriba en la cadena internacional. La nueva política exterior Rusa tiene la prioridad de situar a Rusia en un lugar privilegiado en el “orden” internacional.

Otro de los objetivos es la influencia en los procesos globales para lograr un nuevo orden internacional justo y democrático mediante la supremacía del derecho internacional. Esta influencia será ejercida mediante la relaciones de  buena vecindad con los países limítrofes.

Siguiendo con esta línea y la de los objetivos anteriores. Vemos como Rusia tiene la intención de lograr acuerdos internacionales y bilaterales con organizaciones y miembros con el objetivo de lograr la realización de las tareas. Eso sí, siempre en base a los intereses rusos. El objetivo final de este plan es la realización de una serie de alianzas bilaterales y multilaterales con el objetivo de mantener a lo largo del tiempo la posición prioritaria de Rusia en un Sistema Internacional sumamente voluble a los cambios.

Este punto que comentaremos a continuación es interesante ya que ha sido el punto al que se ha aferrado la Federación Rusa para sus acciones en el extranjero estos últimos años. La protección y la defensa de los intereses y los derechos de los ciudadanos rusos y sus compatriotas en el extranjero, han provocado que todo aquel ciudadano ruso parlante o esas regiones rusófilas hayan obtenido un nuevo aliado en la defensa de sus intereses. Muy al estilo del paneslavismo, este objetivo, tal como hemos comentado, ha permitido que Rusia entre en esos territorios con ciudadanos de origen ruso.

Los dos últimos objetivos en la nueva política exterior rusa, son de carácter cultural. El primero, nos habla que esta política internacional tiene el objetivo de la promoción de una imagen objetiva de Rusia como un país democrático, comprometido con una economía de mercado con orientación social y una política independiente. Finalmente, el último objetivo es la promoción, también, de la lengua y la cultura rusa.

Sin entrar en detalles, estos son los grandes objetivos de la nueva política exterior de la Federación Rusa. Vemos que excluyendo los objetivos culturales, Rusia,  ha decidido plantear una estrategia destinada a la creación de un nuevo orden internacional donde ella, deje alejado ese papel secundario que tuvo después de la caída del muro. También, se ve claramente la intención de posicionarse al frente del grupo de países no alineados directamente con los Estados Unidos. Creando una serie de alianzas para posicionarse como una nueva Súper Potencia.

Para ir finalizando, tal como vemos la nueva estrategia rusa en las relaciones internacionales coinciden claramente con las acciones tomadas des del 2008. Recordar dos ejemplos sobre esta. La participación en el conflicto de Georgia, donde las regiones rusófilas de Osetia del Sud y Abjasia lograron, gracias al apoyo de la Federación Rusa su independencia. Y en segundo lugar la estrategia seguida en el conflicto de Ucrania ya comentado en diversas ocasiones en Políticamente Correcto. En ambos casos países limítrofes de Rusia antiguamente, miembros de la Unión Soviética y regiones que des de la caída del comunismo se han declarado propiamente pro rusa y con un final parecido, las regiones acaban alejándose del país de origen y se acercan a Rusia, cumpliendo los objetivos planteados en esta política.

Para más información sobre el tema, recomendamos la lectura en castellano (traducción no oficial) del Concepto De Política Exterior de la Federación Rusa aprobado el año pasado por el Presidente Putin.

http://www.mid.ru/bdomp/ns-osndoc.nsf/e2f289bea62097f9c325787a0034c255/42e0019509d1b9bf44257b440042dccf!OpenDocument

 

Marc Pérez Muntanyola

 

[1] Santos Villareal. G.M,  Ávila. Patricia (aux), (2010), “La Nueva Política Exterior Rusa”, Centro de Documentación, Información y análisis, Subdirección de Política Exterior, México. http://www.diputados.gob.mx/cedia/sia/spe/SPE-ISS-04-10.pdf